Salesflow

Menos miedo al NO! #FUN37

En el mes de marzo tuve la oportunidad de participar como speaker en Fuckup Nights Panamá. Si no lo conoces, este es un evento cuyo objetivo es compartir fracasos y lecciones aprendidas con otros emprendedores. Luego de pensarlo un par de días, decidí enfocar mis siete minutos de presentación en cinco cosas que haría diferente si pudiera volver atrás.  No las ordené bajo ningún criterio especial y me gustaría contarles sobre cada una de estas, así que empecemos por tener menos miedo al NO.

 

Cuando pensamos en NO, generalmente pensamos en recibir un NO como respuesta. Sin embargo, esto va en dos direcciones: en tener menos miedo a recibir un NO como respuesta, si, pero también a estar más cómodo diciendo que NO ante una propuesta o solicitud. A continuación te dejo unos tips para lidiar con ambas caras de la moneda.

 

Si te preocupa que te digan que NO recuerda…

 

  • Tu producto no eres tú: Cuando ofrecemos un producto o servicios que es nuestra idea o nuestra creación, es muy fácil identificarse con este y sentir que si rechazan nuestra oferta, nos están rechazando a nosotros mismos.   En el camino uno internaliza que muchas personas te dirán que NO y muchas otras te dirán que SI, no hay que tomárselo personal. De hecho en la gestión de ventas se miden indicadores como el porcentaje de conversión y cierre.   Esto quiere decir qué porcentaje de las personas que abordas compran tu producto o servicio.   Si lo vemos en estos términos desde un principio es más fácil sobrellevar el NO.
  • Cada NO es una oportunidad de aprendizaje: cada vez que recibas un NO aprovéchalo como una oportunidad para aprender, hacer un autoexamen y recibir retroalimentación valiosa. Esto puede ayudarte a identificar mejor tus prospectos (aquellas personas que por su actividad y características pueden estar interesadas en tus productos o servicios). Contribuye a mejorar tu proceso de venta, la calidad de tus presentaciones y sobre todo, puede ayudarte a mejorar tu oferta, tu producto o servicio.
  • Enamórate del problema y no de la solución: Mantente lo suficientemente flexible para ajustar o cambiar tu producto o servicio de ser necesario.   Escucha a tus clientes, a expertos de la industria y a quienes dijeron que no para mejorar tu producto.

Quiero aclarar que cuando uno inicia un negocio hay tareas que deben hacerse para hacer uso eficiente de nuestros recursos (energía, tiempo y dinero). Por eso se habla tanto de innovación, de validación, de prototipos, de productos mínimos viables, de segmentación y prospección.

 

Vayamos a la otra cara de esta moneda. Si te incomoda decir que NO recuerda…

Decirle que no a la oportunidad de un nuevo cliente, un proyecto, a una colaboración o a una oportunidad de promoción es algo que al inicio no nos atrevemos a hacer. Esto puede ser por una combinación de miedo a perder la oportunidad, que no tengamos más oportunidades como esa y/o por no pasar por el momento incomodo de decirle que no a una persona.

 

  • ¿Es realmente una oportunidad? Si repasamos el significado de oportunidad, esta palabra significa un momento o circunstancia oportunos o convenientes para algo.   Si esa propuesta no contribuye o no sume a alcanzar tus objetivos y metas, o llega en un momento complicado, entonces no es una oportunidad. Es una perdida de recursos, energía, tiempo y dinero.   Esto supone que ya tienes claridad en tus metas y es solo cuestión de detenerse a pensar cómo suma esta “oportunidad” a mis objetivos.
  • Creas una oportunidad de aprendizaje: si te toca decir que no recuerda esto no es personal y además estás creando una oportunidad de aprendizaje para la otra persona. Explícale cordialmente tus razones para decir que NO.

 

Como puedes ver el NO es una palabra súper útil. ¡No le tengamos miedo!